De repente, un día nos comunicaron que solo se podía salir de casa para lo esencial y prácticamente todos los negocios debían cerrar… ¿y ahora qué hago?

Si es este tu caso, te habrás visto envuelto en cientos de miedos e incertidumbre ante tu negocio, especialmente si no disponías de una tienda online, pero esta es tu mejor oportunidad para dar ese salto y empezar a apostar por las ventas online. A continuación, te daré algunas recomendaciones para que sepas por dónde empezar.

Saltar al comercio online, ¿qué debo tener en cuenta?

Lo primero que debes de tener en cuenta es que si quieres contar con una Web para realizar tus ventas online, necesitarás contratar un alojamiento (que será el espacio donde se guarde toda tu página) y un dominio (la dirección URL de tu sitio Web), los cuales te supondrán un coste anual. Este coste no es elevado pero es importante que también cuentes con ello.

También debes saber que una tienda online requiere de cierto mantenimiento Web periódico. Puede que con el tiempo salgan nuevos problemillas o actualizaciones que se carguen algo. Por eso, debes tener en cuenta que sería conveniente que cuentes con la ayuda de alguna persona o empresa que te ayude en estas tareas de vez en cuando.

Para este tipo de proyectos normalmente se cuenta con una persona especialista para crear el sitio Web, conocer tus necesidades, crear un diseño, implementarlo y desarrollarlo, etc… es un coste más y el más elevado pero necesario y puntual para poner en marcha este paso.

Venta Online VS venta vía R.R.S.S.

Si aún así no estás convencido con la tienda online o no cuentas con un presupuesto suficiente, deberías darle una vuelta a la venta de tus productos por redes sociales.

Herramientas de venta

Cada red social cuenta con sus plantillas y herramientas para poder vender y mostrar los productos que vendes. Repite las fotos de los productos tantas veces como consideres hasta que te gusten. Puedes ir publicando todos ellos para ir dándolos a conocer siempre con información útil.

Tu imagen es muy importante

Si vas a vender a través de las redes sociales, sería importante considerar tu marca corporativa. Crea un logo, añade el nombre de tu empresa… algo que la gente pueda ir asociando contigo y cuando lo vean en otro lado sepan que eres tú y puedan buscarte.

Regala tu mejor atención a tu público

Hay veces que las cosas no siempre salen como queremos, pero incluso en esas ocasiones debemos mostrar nuestra mejor cara. Es importante reforzar un contacto con nuestro cliente, pedir disculpas en caso necesario (y si lo acompañamos con cualquier detalle, mejor) y atender a preguntas y comentarios que puedan realizar tanto por mensaje privado como por comentarios.

Conoce a tus clientes

Las redes sociales te proporcionan diferentes herramientas para que puedas interactuar con tu público, ¡úsalas y conócelo mejor! encuestas, preguntas que puedan formular o preguntas que tu formules y ellos contesten… tienes muchas opciones, pero después no olvides usar esos datos para potenciar tus ventas.

Entonces, ¿es suficiente con vender por redes sociales?

En realidad la mejor opción sería complementar ambas: la herramienta de venta imprescindible es la venta de tus productos a través de una web, y potenciarla y darlos a conocer a través de las redes sociales.